Salud

COVID-19: Puntos Clave para Entender La Pandemia

¿Qué es un coronavirus?

El coronavirus es una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos.

En los seres humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

El coronavirus descubierto más recientemente causa la enfermedad por COVID-19.

COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por coronavirus más recientemente descubierta. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que causa eran desconocidos antes del brote en Wuhan, China, en diciembre de 2019.

Actualmente, COVID-19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Los síntomas más comunes de COVID-19 son fiebre, tos seca y fatiga.

Otros síntomas menos comunes que afectan a algunos pacientes son dolores y molestias, congestión nasal, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de garganta, diarrea, pérdida del gusto u olfato y erupción cutánea o decoloración en los dedos de las manos o de los pies.

Estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunos de los infectados solo tienen síntomas muy leves.

La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario.

Aproximadamente 1 de cada 5 personas que se infectan con COVID-19 se enferman gravemente y tienen dificultad para respirar.

Las personas mayores y las personas con enfermedades previas, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes o cáncer, tienen más probabilidades de padecer enfermedades graves.

Sin embargo, cualquier persona puede contraer COVID-19 y enfermarse gravemente.

Las personas de todas las edades que tienen fiebre o tos, que también tienen dificultad para respirar, dolor u opresión en el pecho o dificultad para hablar o moverse deben consultar a un médico de inmediato.

Si es posible, se recomienda que llame primero a su profesional sanitario o centro médico para que el paciente pueda ser derivado al centro sanitario adecuado.

Si tiene síntomas leves, como tos leve o fiebre, por lo general no necesita consultar a un médico. Quédese en casa, aísle y controle sus síntomas. Siga las pautas locales para el autoaislamiento.

Cuando vaya al centro de salud, use una máscara siempre que sea posible, manténgase al menos a un metro de distancia de otras personas y evite tocar las superficies con las manos. Si el paciente es un niño, ayúdelo a seguir este consejo.

Consulte a un médico de inmediato si tiene dificultad para respirar o siente dolor o presión en el pecho. Si es posible, llame a su médico con anticipación para que pueda dirigirlo al centro de atención médica correcto.

¿Cómo se transmite COVID-19?

Una persona puede contraer COVID-19 a través del contacto con otra persona que esté infectada con el virus. La enfermedad se transmite principalmente de persona a persona a través de gotitas que salen de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar.

Estas gotas son relativamente pesadas, no van muy lejos y caen al suelo rápidamente. Una persona puede contraer COVID-19 al inhalar gotitas de una persona infectada con el virus. Por eso es importante estar al menos a un metro de distancia de los demás.

Estas gotas pueden caer sobre objetos y superficies alrededor de la persona, como mesas, botones y barandas, de modo que si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca, otras personas pueden infectarse.

Por esta razón, es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.

La OMS está investigando actualmente la propagación de COVID-19 y continuará informando los resultados a medida que estén disponibles.

Muchas personas con COVID-19 tienen síntomas leves. Esto es especialmente cierto en las primeras etapas de la enfermedad. Es posible contraerlo de alguien que solo tiene una tos leve y no se siente mal.

Se ha informado que las personas pueden transmitir el virus sin síntomas. Aún no se sabe con qué frecuencia ocurre. Organismos sanitarios como la OMS están investigando actualmente sobre el tema y continuarán informando los resultados a medida que estén disponibles.

¿Cómo podemos protegernos a nosotros mismos y a los demás si no sabemos quién está infectado?

Practicar la higiene de manos y respiración es importante en todo momento y es la mejor manera de protegerse y proteger a los demás.

Si es posible, manténgase al menos a un metro de distancia de los demás. Esto es especialmente importante si está al lado de alguien que tose o estornuda.

Dado que algunas personas infectadas pueden no tener síntomas o solo síntomas leves, manténgase a una distancia física de todos cuando se encuentre en un área donde circula el virus COVID-19.

¿Qué debo hacer si he estado en contacto cercano con alguien que tiene COVID-19?

Si ha estado en contacto cercano con alguien con COVID-19, es posible que esté infectado.

El contacto cercano significa vivir con alguien que tiene la enfermedad o está a un metro de alguien que tiene la enfermedad. En estos casos, es mejor quedarse en casa.

Cuando vaya al centro de salud, use una máscara siempre que sea posible, manténgase al menos a un metro de distancia de otras personas y evite tocar las superficies con las manos. Si el paciente es un niño, ayúdelo a seguir este consejo.

Por favor haga lo siguiente:

  • Si se enferma a pesar de tener síntomas muy leves como fiebre y dolor leve, aíslese en casa;
  • Incluso si cree que no ha estado expuesto al COVID-19 pero desarrolla estos síntomas, aíslese y controle su condición;
  • Es más probable que infecte a otras personas en las primeras etapas de la enfermedad cuando tiene síntomas leves. Por tanto, el aislamiento temprano es muy importante;
  • Si no tiene síntomas, pero ha estado expuesto a una persona infectada, póngase en cuarentena durante 14 días.

¿Qué tipos de Test hay?

La realización del test de covid-19 es uno de los pilares fundamentales de la lucha contra la pandemia.

Dentro de estas pruebas, existen dos grupos: las que detectan la presencia del virus en la fase activa; y el test serológico, basado en anticuerpos, producidos por el cuerpo humano cuando la enfermedad ha sido superada y el patógeno ya no está activo.

Estas son las principales características de cada uno de ellos:

Pruebas de PCR

La PCR («reacción en cadena de la polimerasa») es el diagnóstico estándar. Es una prueba que detecta un fragmento del material genético de patógenos, en el caso del SARS-CoV-2 su ácido nucleico (ARN), cuya presencia revela la enfermedad en fase activa.

Se considera la prueba más confiable y la prioridad para las autoridades sanitarias. La prueba detecta la presencia del virus a partir de muestras respiratorias tomadas de la parte posterior de la faringe.

Si el resultado es positivo, se entiende que hay multiplicación viral, por lo que el paciente es capaz de contagiar la enfermedad. Solo cuando el resultado de la PCR es negativo, la persona ya no se considera potencialmente contagiosa.

La prueba de PCR se ha utilizado durante meses y ha mostrado una especificidad y sensibilidad que no está disponible en otros lugares. Sin embargo, esto requiere equipos costosos, personal de laboratorio, reactivos específicos y raros y de tres a cuatro horas de trabajo.

Pruebas rápidas de antígenos

Los tests rápidos de covid de antígenos, que han mejorado notablemente desde las primeras versiones en marzo, son el complemento perfecto de la PCR, reduciendo la carga de trabajo en los laboratorios y reduciendo significativamente los plazos, lo que repercute muy positivamente en el control de la pandemia de PCR.

Quizás la comparación más gráfica sea con una prueba de embarazo, aunque se analizan muestras del tracto respiratorio superior en lugar de orina.

Las pruebas de antígenos se muestran como pequeños dispositivos rectangulares.

Usando un palillo como un hisopo, y esto es similar a las pruebas de PCR, se toma una muestra del paciente, de la cual se pueden detectar proteínas específicas, los llamados antígenos, que se encuentran en la superficie del virus.

Estos antígenos actúan como marcadores e indican la presencia de una infección activa.

Estas nuevas pruebas, como las pruebas de PCR y TMA, identifican a las personas que desarrollan la enfermedad y son infecciosas en ese momento. Por lo tanto, pueden aislarse para cortar cadenas de transmisión.

Pasados ​​unos minutos (aproximadamente quince) aparece el resultado en el mismo dispositivo en el que se depositó la muestra, que previamente estuvo en contacto con un reactivo.

Al igual que con una prueba de embarazo, aparecerá una línea si el resultado es negativo y dos si el resultado es positivo.

Aunque los primeros estudios demostraron que eran particularmente efectivos en pacientes sintomáticos y en los primeros días después de la infección, la nueva evidencia nos permite ser más optimistas sobre su utilidad.

Prueba rápida de anticuerpos (serológica)

Estas pruebas se basan en la detección de anticuerpos que el organismo produce tras el contacto con el virus. Por lo tanto, muestran infecciones que estaban activas en ese momento pero que ya no lo están.

Para ello se analiza la sangre, por lo que es necesario tomar una muestra -se sirve con una gota del dedo- mediante la cual se puede determinar si el individuo ha desarrollado algún tipo de inmunidad.

No es aconsejable que detecten la enfermedad a tiempo, ya que se vuelven útiles unas dos semanas después de la infección, en algunos casos excepcionales a los diez días, el tiempo que le toma al cuerpo humano producir anticuerpos.

Las pruebas serológicas tienen dos puntos muy positivos a su favor: su rapidez y su precio.

Back To Top